iPhone 8 no tendría pantalla curva por problemas de rendimiento

El iPhone 8 tendría una pantalla OLED de 5,8 pulgadas. Pero no tendría los bordes curvos.

 

Desde noviembre del año pasado comenzaron a surgir los fuertes rumores de que el iPhone 8 tendría por fin una pantalla OLED, y que seguiría los pasos de la línea Galaxy Edge de Samsung, presentando, por primera vez para esta marca, una pantalla de bordes curvos. Sin embargo, el reporte más reciente asegura que Apple habría desechado definitivamente esa idea.

La filtración, cortesía de TrendForce (vía 9to5Mac), asegura que el iPhone 8 contaría efectivamente con una pantalla OLED de dimensiones amplias, alcanzando las 5,8 pulgadas, además de integrar un total 3GB de memoria RAM, con dos versiones de 64 GB y 256 GB, pero se dejarían de lado los bordes curvos.

iphone-8-trendforce

La razón para este movimiento sería que ese ligero cambio en la forma de la pantalla produciría problemas de rendimiento en el terminal, por lo que Apple habría terminado desechando la idea a favor de mantener un dispositivo más estable.

Otra de las novedades más llamativas de este reporte es que el iPhone 8 eliminaría completamente el espacio para el botón de inicio, para sustituirlo por uno táctil con 3D Touch, de modo que la pantalla ocupe todo el espacio frontal. Igual que en las últimas fotografías del Galaxy S8.

TrendForce también asegura que junto a este modelo se producirán dos nuevos iPhones, de precio más accesible y especificaciones menos potentes, con pantallas de 4,7 y 5,5 pulgadas, integrando aquí sí un botón físico de inicio.

Será cuestión de algunos meses para comprobarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *